Unifamiliar Murillo El Fruto

La vivienda en «L» se adapta a la topografía del terreno existente , buscando la mejor orientación y soleamiento dentro de la parcela , abriendo las estancias al Este y minimizando los huecos al Norte.

En su composición se generan dos masas o cuerpos contrapuestos. El volumen mayor de dos alturas aloja las habitaciones y protege del norte. El volumen menor  aloja la sala de estar, el comedor y la cocina en un único espacio diáfano conectado con el jardín.

Los espacios interiores de la casa quedan conectados a través de la escalera para conseguir un espacio habitable fluido dentro de un volumen continuo.

0000